Irlanda y Aer Lingus

History-making aircraft Iolar
History-making aircraft Iolar

En la historia de la aviación irlandesa, hay una línea aérea que ha resistido el paso del tiempo... ¡celebremos a Aer Lingus!

Un vuelo de ensueño

¿Has volado alguna vez a Irlanda? ¿Miraste por la ventanilla del avión para ver los acantilados de Moher o la Calzada del Gigante? ¿Quizás vislumbraras las garras amarillas de las grúas en Harland and Wolff y Titanic Belfast, o Strangford Lough?

Aunque también puede que lo único que vieras fuera el ala. ¿Y llevaba por casualidad ese ala un brillante trébol verde? Si es así, entonces volaste en la principal línea aérea de Irlanda: Aer Lingus.

Pero como todos sabemos, no se empieza directamente como compañía aérea de referencia de un país, así sin más. Primero hay que conseguir que te conozcan y respeten.

Los inicios

Durante siglos, el hombre miró con envidia hacia los pájaros en el cielo. Sí que construimos una variedad de artilugios que nos ayudaron a despegar un poco, globos aerostáticos fabricados de aquella manera y otras monstruosidades con alas (si quieres ponerte al día en historia de la aviación, te recomendamos una excursión a Foynes en el Condado de Limerick).

Pero no fue hasta 1903, cuando los hermanos Orville y Wilbur Wright construyeron el primer avión operativo, que el hombre consiguió dominar el vuelo.

Poco después, empezaron a surgir en todo el mundo aerolíneas emblemáticas, llevando con valentía a sus pasajeros hacia mundos desconocidos hasta entonces.

Para Irlanda, esa línea aérea que acercó el mundo a Irlanda y a los irlandeses al mundo fue Aer Lingus.

La primera línea aérea de Irlanda

Durante más de 77 años, Aer Lingus ha traído y llevado a pasajeros a la isla de Irlanda. Para mucha gente, Aer Lingus sigue siendo la aerolínea irlandesa. De hecho, su logotipo (un trébol de tres hojas) proviene de un antiguo relato sobre el santo patrón de Irlanda, San Patricio.

El 22 de mayo de 1936 se fundó Aer Lingus Teoranta y aquél trébol despegó por primera vez. Solo cinco días después, el 27 de mayo, el capitán Eric Armstrong pilotó el primer vuelo de Aer Lingus, de Dublín a Bristol. El avión que realizó la travesía fue el primero que había comprado la línea aérea: un DH 84 Dragon bautizado con el nombre "Iolar" ("águila" en gaélico).

Se había escrito una de las primeras páginas de la aviación irlandesa.

Ambición transatlántica

Es imposible subestimar la importancia que tuvo la fundación de Aer Lingus. Disponer de aviones y de su propia línea aérea fue un factor muy positivo para Irlanda, tanto desde el punto de vista político como económico. Situada justo en el extremo oeste del continente, Irlanda era la primera parada entre Europa y América.

Esto hacía de Irlanda el trampolín perfecto para algo que no se había conseguido nunca en la historia: un vuelo transatlántico completo sin escalas. Hoy en día no parecerá gran cosa, pero a principios del siglo XX la sola idea de volar aquella distancia era casi inconcebible.

El 14 y 15 de junio de 1919, los aviadores británicos Alcock y Brown completaron el primer vuelo transatlántico sin escalas, despegando desde Newfoundland en los EE UU para aterrizar en una playa cercana al pueblo de Clifden en Connemara, Condado de Galway . Se había hecho historia y parecía un poco más posible abrir una nueva y emocionante ruta aérea.

Trasladándonos a 1958, Aer Lingus (que ya se había convertido en una pujante aerolínea comercial) realizó su primer vuelo transatlántico, a lo grande. El avión elegido fue un Super-Constellation, con el atinado nombre de"St Patrick".

¿El viaje que realizó? Pues de Shannon en el Condado de Clare a la ciudad de Nueva York, en los EE UU, naturalmente.

Volando cada vez más alto

Desde principios del siglo XXI, Aer Lingus no ha parado de crecer, creando nuevas rutas a lo largo y ancho de Europa y el mundo entero. Hay pocas líneas aéreas que se hayan convertido en una parte tan importante de la identidad cultural y nacional de un país como Aer Lingus.

No importa dónde te encuentres en el mundo, el trébol verde que llevan con orgullo los aviones de Aer Lingus te recuerda que Irlanda está a tan solo un vuelo de distancia.