Navegar en Ballycastle

Ballycastle tiene algo que lo convierte en un lugar multifuncional, atrayendo tanto a los entusiastas de la vela como a turistas

Ballycastle es un puerto de postal. Sede de la feria anual de Auld Lammas (imagínate las calles abarrotadas de gente disfrutando de exhibiciones de ponis y de Yellowman, un caramelo toffee local que es todo un desafío para los dientes) y enclavado en uno de los tramos más hermosos de la costa de Antrim.

Casas multicolor y antiguas leyendas

El pueblo en sí está compuesto por poco más que una calle. Está moteada con casas de colores y pubs tradicionales (estamos pensando en nuestros amigos de House of McDonnell, uno de los mejores sitios para escuchar música tradicional) y resulta tan agradable que te costará irte. El puerto no podía ser más acogedor y las vistas de Fairhead hacia el este son precisamente el tipo de inspiración que necesitan los navegantes.

La isla de Rathlin llena con su gran volumen todo el horizonte y es donde, según cuenta la leyenda, llegaron los hijos del rey Lir, concretamente a la cueva de Avaragh, tras ser transformados en cisnes por su malvada madrastra. Una escultura moderna de un blanco deslumbrante muestra a cuatro cisnes que se elevan al cielo y distingue este tramo de costa.

Puede que sea dramático, pero el drama es un rasgo más del terreno aquí en Ballycastle.

El escritor de viajes norteamericano Rick Steves describió esta zona como "uno de los litorales más interesantes y pintorescos de toda Gran Bretaña e Irlanda".

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Chris Cartin de Causeway Coast Sailing, que organiza salidas en velero, conoce la zona como la palma de su mano pero se sigue impresionando: "Desde el punto de partida principal de nuestros excursiones, en el puerto de Ballycaste, podemos elegir cantidad de viajes fantásticos en vela. Podemos navegar hasta la isla de Rathlin, bordear la costa hacia el este pasando por la playa de Ballycastle y subir hasta los pies de los dramáticos acantilados de Fair Head. O podemos ir hacia el oeste pasando por el castillo de Kinbane y el puente de cuerda Carrick-a-rede. Es una manera fantástica de ver estos lugares tan famosos desde una perspectiva totalmente nueva, sintiéndote a la vez parte del paisaje".

De pronto, una ballena

Pero algunas partes del paisaje no son exactamente lo que parecen: "Un día navegábamos más allá de Kinbane Head y yo estaba señalando la gran roca que hay algo alejada de la costa. Dependiendo de la marea, es una zona que puede ser bastante poco profunda y se puede ver la roca desde el barco. Pero esta vez parecía que la roca estuviera muy cerca de la superficie y cuando nos acercamos, ¡nos dimos cuenta de que era un tiburón peregrino! ¡Casi era tan largo como el mismo barco! Probablemente estuviera flotando alrededor de la roca buscando comida. Estos tiburones son inofensivos, pero aún así nos llevamos una buena sorpresa".

Lo que sólo se ve desde el agua

Chris tiene una excursión favorita: "Mi lugar favorito de la costa es Kinbane Head. El acantilado en sí es muy espectacular y encima de él, visible desde el mar, está el castillo de Kinbane. Hay mucha gente que ni siquiera sabe de la existencia del castillo, ¡y se llevan una buena sorpresa cuando lo pasamos con el velero!"

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry