Derry-Londonderry y la base naval secreta

1943… en plena Batalla del Atlántico entre Fuerzas Aliadas y Nazis, ambos bandos luchan por el control de rutas marítimas vitales. Una pequeña ciudad en los límites de Europa está a punto de convertirse en la ventaja táctica que necesitaban los Aliados para ganar la guerra. 70 años después, Derry-Londonderry rememora lo que sucedió durante la Segunda Guerra Mundial.

The Clock Tower at Ebrington Square ofrecido por <a href="http://www.inpresspics.com/" >Martin McKeown</a>
The Clock Tower at Ebrington Square ofrecido por Martin McKeown

Mientras los marineros y submarinistas libraban batalla en alta mar y los descodificadores aliados trabajaban en descifrar el famoso código Enigma de los alemanes, Derry-Londonderry también estaba contribuyendo al esfuerzo bélico bajo un nombre en clave, "Base One Europe": la base de operaciones navales de los EEUU en Londonderry.

En su momento de mayor actividad, Base One Europa acogía a miles de militares de los EEUU, Canadá y Gran Bretaña, dedicados a la protección de los buques mercantes aliados que cruzaban el Atlántico. En mayo, la ciudad recordará su historia bélica con una serie de eventos que conmemorarán el 70º aniversario de la Batalla del Atlántico.

Honrando el pasado

La Royal Navy Association (Asociación de la Marina Real) piensa descubrir una estatua en honor al 'Marinero Internacional' y dedicada a todos aquellos que perdieron allí la vida. La estatua es hermana de otra que mira sobre el puerto de Halifax, en Nueva Escocia, donde se reunían los convoyes antes de salir al Atlántico Norte. También habrá una ceremonia de ofrenda y la visita de una nave de la Marina Real a la ciudad, recordando los años en los que la vista de un buque de guerra en el río Foyle era algo casi cotidiano.

Vistas de la ciudad

También en mayo, no te pierdas la exposición de la obra de Dwight Shepler, oficial de la marina estadounidense y "artista bélico" que realizó una serie de acuarelas y carboncillos que reflejan la vida de los marines estadounidenses en Derry-Londonderry. Los artistas bélicos representaban la guerra tal y como la vivían, tanto en el fragor de la batalla como en la banalidad de lo cotidiano. Shepler vivió ambas cosas, sirviendo en el Pacífico Sur antes de que le destinaran a Irlanda del Norte en 1943 durante los preparativos para el desembarco aliado del Día D.

Supo captar la vida cotidiana de una ciudad en guerra con sus acuarelas... desde el destructor naval en el astillero de reparación hasta los marines paseando por las calles del Bogside. Shepler participó en el desembarco de Normandía, pero sus cuadros de aquella época ofrecen una mirada única sobre una época perdida en el tiempo.

La llamada de Hollywood

Un buen número de estrellas de Hollywood acudieron a Derry-Londonderry para animar a las tropas, como Bob Hope y Merle Oberon. Pero Peggy Diggins, una glamourosa actriz irlando-estadounidense convertida en corresponsal de guerra, fue la que realmente prendió fuego a la ciudad (metafóricamente, por supuesto) cuando llegó para fotografiar a las tropas de Beech Hill Camp en 1942. Peggy había formado parte del Navy Blues Sextet, un sexteto femenino que apareció en la película de 1940 Navy Blues, antes de unirse al Cuerpo de Mujeres del Ejército, donde aprovechó su formación como fotógrafa.

Beech Hill Camp

El campamento de Beech Hill donde Peggy causó tal sensación acogía a unos 750 marines de EEUU durante la guerra. Pero no era la primera vez que esta casa tuvo un papel importante en la historia de Derry-Londonderry. Fue propiedad de un príncipe del clan O'Cahan, dos veces fue destruido por ejércitos en retirada tras los dos asedios que sufrió la ciudad y fue reconstruida en el siglo XVIII para convertirse durante la Segunda Guerra Mundial en alojamiento para los llamados marines "irlandeses", encargados de proteger la base naval norteamericana de un posible ataque alemán.

Beech Hill se ha convertido ahora en un lujoso hotel que ha acogido a huéspedes como Bill y Hillary Clinton y el actor Will Ferrell. Pero sus propietarios no han olvidado el pasado de la casa y están decididos a conservar su historia con la construcción de un monumento en homenaje a los marines que estuvieron aquí.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Si visitas el hotel, no te pierdas el museo de Beech Hill, que cuenta la historia de Base One Europe y el Beech Hill Camp a través de una exposición de fotografías, documentos y objetos de interés. Y afuera, puedes pasear por los senderos forestales y seguir la fantasmagórica silueta que marca el perímetro del campamento para visitar las dos barracas Quonset (barracones prefabricados de acero) donde dormían los marines. O puedes ver uno de los vestigios más impresionantes de nuestra época, el Marine Memory Tree o árbol de la memoria, donde graban sus iniciales los marines que sirven o sirvieron en Beech Hill cuando vuelven para visitarlo.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry