Un trago de vida

El cómico Ed McMahon dijo una vez “Dios inventó el whiskey para evitar que los irlandeses conquistasen el mundo”. Por aquí nos tomamos sus palabras como un cumplido

Kilbeggan Whiskey, way back when
Kilbeggan Whiskey, way back when

Seguir la pista de algunas bebidas es de lo más fácil. El té viene de las hojas de una planta recogidas y puestas a secar en enormes plantaciones. El vino evoca imágenes de tierra cuarteada y de racimos maduros que doblan con su peso las ramas de las parras, y de pequeños nos enseñaron que la leche del desayuno procede de las generosas vacadas que pacen en los prados.

Sin embargo el whiskey es todo un misterio.

El Agua de la Vida

Casi todo el mundo tiene cierta idea de cómo el uisce beatha (el Agua de la Vida) comienza el viaje que termina en nuestro vaso. Hay quien posee vagas nociones acerca de la avena, otros se imaginan grandes cubas de cobre y bodegas sombrías en las que las barricas polvorientas se apilan unas sobre otras.

Sin embargo, aparte de estos detalles estamos en la más completa oscuridad.

Los científicos del líquido que trabajan en una cierta destilería de Westmeath pueden arrojarnos algo de luz sobre la materia.

La destilería de Kilbeggan afirma ser la más antigua de su género en todo el país. En un lugar así, lo normal sería pensar que la palabra “historia” tiene mucho valor. Y así es.

Un sorbo de historia

Algunos de los alambiques de cobre de este lugar llevan en uso más de 180 años. La vieja y lenta rueda de la noria, cuidadosamente reformada el año pasado, sigue zambulléndose en el espumoso río Brosna. En 2017 hará 260 años que se empezó a elaborar whiskey en este lugar.

No es común saborear algo que lleva más de dos siglos y medio perfeccionándose.

Un consejo para tu primer sorbo: que dure.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

La prueba del sabor

En la destilería de Kilbeggan, Rachel Quinn suele usar una metáfora para describir la bebida que ha hecho del pueblo un lugar de peregrinaje.

"Como la mayoría de los irlandeses, Kilbeggan es complaciente y accesible, pero tiene su propio estilo peculiar".

Ahí tienes una pista para comprender el encanto del whiskey: tiene carácter.

Esto no se engulle como un whiskey peleón industrial: aquí el centeno pasa realmente por las manos de los artesanos, y el aroma de las cubas llega a personas reales. El Kilbeggan de hoy en día nos llega tras años de dedicación y entrega.

"El aroma es limpio, fresco, con toques cítricos de miel y limón y un toque de cereal", explica Rachel. "El sabor es el del whiskey irlandés tradicional, suave en la garganta, rico en esencias. Y un sabor final duradero, suave y delicioso".

El gran debate

En un pub hay mucho de lo que hablar, como por ejemplo, de fútbol, del tiempo, de hurling, de política, de la tele, otra vez del tiempo… Pero hay un tema en particular que pasa de generación en generación: ¿Es sensato beber el whisky con agua o es un sacrilegio?

Ya que estamos con Rachel, nos atrevemos a preguntarlo:

"Sí, hay mucha discusión acerca del tema. Para nosotros es totalmente una cuestión de gustos. A nuestro maestro destilador le gusta su Kilbeggan con un poco de agua porque afirma que de esa manera se abren los aromas del licor".

Harán falta otros 250 años para que el debate concluya.

En caso de que sea así confiamos en que para entonces la noria de Kilbeggan aún seguirá girando.

Cazadores de Whiskey

¿En qué otros lugares de la isla de Irlanda puedes encontrar whiskey siguiendo tu olfato? Pues aquí:

Bushmills Whiskey Distillery, en el Condado de Antrim

Habitado por soldados aliados durante la II Guerra Mundial, hoy en día alquila habitaciones que son la definición misma de alojamiento tradicional; un vaso de whiskey y una chimenea en este lugar son el final perfecto para un día en la Costa de la Calzada. Por cierto, ¡la destilería tiene nada menos que 400 años!

The Jameson Whiskey experience en Midleton, Condado de Cork y en Dublín

Jameson es sinónimo de gran whiskey irlandés y lo mismo puede decirse de las visitas guiadas de su destilería. En su sede de Dublín se renueva el debate de las mezclas cuando los participantes son invitados a unas rondas de cócteles a base de whiskey, pero si visitas la sede de Cork el tour culmina con cantantes, baile y craic (diversión) hasta altas horas de la noche (en la Malt House preparan un café irlandés de escándalo). Y además durante el año de The Gathering Ireland 2013, todos los que se apelliden Jameson están invitados gratis a estas dos magníficas experiencias.

Sláinte (¡salud!).

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry