Un suéter famoso en el mundo entero

Con las modelos contoneándose ya por las pasarelas de las semanas de la moda de Nueva York, Londres, Milán y París, sabemos cuál será el artículo imprescindible para la temporada otoño/invierno de 2013: el suéter de Aran.

Si el invierno pasado no conseguiste hacerte con uno, no te preocupes. La imagen despreocupada del suéter de Aran está para quedarse. La ropa de punto está de moda y el otoño/invierno de 2013 se va a llenar de lana.

Redescubierto por diseñadores como JW Anderson, Christopher Kane y la rompedora marca de artículos de punto Chinti & Parker, el punto trenzado de Aran está viviendo un gran momento.

Pero si quieres llegar a lo auténtico, tienes que volver al origen: Irlanda y, más específicamente, las islas Aran.

Tejedoras trabajadoras

Los historiadores siguen discutiendo acerca del año preciso en que el suéter de Aran hizo su aparición, pero se cree que fue a principios del 1900. Las trabajadoras mujeres de las remotas islas irlandesas de Aran buscaban una fuente de ingresos y empezaron a vender sus diseños a las tiendas del continente.

Cálidos y varoniles (sí, varoniles, ¿o no has visto nunca a Steve McQueen con su Aran?), estos suéteres de "pescadores" se tejieron originalmente con lana virgen sin tratar. La ventaja era que los suéteres eran impermeables y prácticamente no necesitaban lavarse. Por otra parte, la desventaja era que quizás no tuvieran el mejor olor del mundo.

Pero a los pescadores eso no les importaba. Estaban abrigados. Y su calidez es lo que lo ha mantenido, hasta hoy, como un favorito entre las prendas de frío.

Ganando en popularidad

En las décadas de 1950 y 1960, la exportación de los suéteres de Aran creció y pronto empezaron a aparecer en las revistas de moda y los armarios de todo el mundo. La fama mundial del suéter recibió otro empujón cuando lo llevaron los Clancy Brothers, la banda irlandesa de música folk, en el Ed Sullivan Show en marzo de 1961, en toda una declaración de estilo. ¿Y la persona responsable? Su madre, por supuesto, que había enviado un suéter a cada uno de sus retoños para que se resguardaran del frío invierno neoyorquino.

Mitos y leyendas

Para tratarse de un suéter, el Aran ha conseguido atraer una cantidad excepcional de atención y de célebres fans (desde Bill Clinton hasta Taylor Swift y Sarah Jessica Parker). En parte es debido al sentido de tradición que acompaña a esta prenda. Y en parte se debe a los mitos que ha ido acumulando a lo largo de los años.

Podemos atribuir la autoría de algunos de estos mitos a un turista alemán que nunca llegó a visitar nuestras islas. Heinz Kiewe tenía mucha imaginación y mientras investigaba la historia de la elaboración del suéter, llegó a la conclusión de que se trataba de una antigua técnica artesanal que se remontaba a siglos atrás. Incluso creía que el suéter de Aran aparecía en el Libro de Kells.

En 1967, Kiewe publicó su libro The Sacred History of Knitting, que no acertaba precisamente en el 100% de sus datos. Sin embargo, a los lugareños les agradó tanto el interés comercial que despertaron las islas Aran, que nunca se molestaron en corregir a Kiewe. Así, muchas de sus historias han perdurado hasta hoy.

Tarlach Deblácan, propietario de Inis Meáin Knitwear, piensa que el mito de que las familias supieran identificar a sus allegados muertos en la mar, por el diseño de su suéter, también es incierto. Pero eso no es culpa de Kiewe.

"La mayoría de las familias tenían sus propios diseños", señala Tarlach, "pero el mito que rodea los diseños únicos e identificables sobre pescadores muertos se ha exagerado bastante. JM Synge hizo referencia a este mito en su obra de teatro Riders to the Sea y desde entonces siguió creciendo más y más".

Artículos modernos de punto en Inis Meáin

Complejo y único (cada suéter puede tener hasta 100.000 puntadas distintas), el Aran tradicional se ha transformado a través del tiempo en un suéter moderno, distinto de lo que fue.

Con su sede en una de las islas Aran y utilizando cachemir, lino e hilos de alpaca, Inis Meáin Knitting Co es el tipo de empresa que le ha otorgado al suéter un toque muy moderno. Sus prendas se venden en boutiques y grandes almacenes de todo el mundo. El propietario, Tarlach Deblácan, afirma que están "ahondando en el patrimonio de las islas Aran y produciendo algo que es distinto".

Otras empresas como Aran Sweater Market y Carraig Donn venden diseños que se asemejan más al estilo tradicional. Si te encanta tejer y prefieres hacerte el suéter tú mismo, puedes encontrar modelos de costura en Internet. Además, varias tiendas en toda Irlanda venden diferentes estilos, diseños y colores de esta maravilla de lana.

Aunque el suéter de Aran no sea todo lo antiguo que nos quería hacer creer Kiewe, su lana está impregnada de tradición irlandesa. Es famoso en el mundo entero y te mantendrá abrigado. Garantizado. Este icono del estilo seguirá siendo un artículo imprescindible durante muchas temporadas por venir.