Iglesias, abadías y catedrales

No hay que buscar muy lejos en Irlanda para descubrir un edificio religioso repleto de historia e intriga

Tal abundancia no es sorprendente en un país que, durante siglos, fue un bastión de la Cristiandad en Europa. De orígenes humildes, cuando un hombre llamado Patricio explicó la Santísima Trinidad con un trébol y desterró a las serpientes, la religión ha prosperado por toda la isla. Santos pioneros como Brígida, Kevin y Comgall le siguieron, fundando monasterios de reputación internacional.

A lo largo de los siglos y a pesar de oleadas de interrupciones vikingas, normandas y cromwellianas, en Irlanda se siguieron desarrollando las abadías, iglesias y catedrales que nos han dejado un magnífico surtido de patrimonio edificado. El problema no es elegir un lugar para visitar. El problema es elegir los que tienes que dejar de lado.

Una clase aparte: Las catedrales de Irlanda

Armagh es donde San Patricio fundó su iglesia y aquí los visitantes encontrarán no una, sino dos catedrales que llevan su nombre. ¿Cómo es eso? La ciudad es la principal sede de las iglesias católica y protestante irlandesas, y ambas han usado el nombre del santo patrón de Irlanda para sus catedrales.

La gran dama de las catedrales de Dublín es, sin duda, la Catedral de la Santísima Trinidad. Fundado en 1036, este grandioso edificio acoge uno de los más hermosos coros de Irlanda, un archivo con una de las colecciones continuas de documentos más antigua del país y una cripta que, según se cuenta, es la estructura más antigua que sobrevive en la ciudad... ah, también es la casa de un gato y un ratón momificados, que han recibido el mote de Tom y Jerry.

A tan solo cinco minutos de allí se encuentra la catedral de San Patricio. Es notorio que Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver, sirvió aquí como deán, admirando sin duda los arbotantes, cuidados jardines y banderas heráldicas que adornaban el inmenso interior, como lo hacen hoy en día sus visitantes.

Atmósfera milenaria: Las abadías de Irlanda

La arquitectura cisterciense es una de las más bellas de Europa. La abadía de Mellifont, en el Condado de Louth, es el primer monasterio cisterciense que se construyó en Irlanda. Allí apreciarás precisamente esa famosa belleza... y otras muchas cosas más. Fue el modelo para todas las demás abadías de esta orden y es una ruina tremendamente evocadora. Entra en el lavabo octagonal...y podrás imaginar a los monjes lavándose las manos antes de las comidas.

La abadía de Jerpoint es otra joya cisterciense que data del siglo XII y está situada a las afueras del encantador pueblo de Thomastown, en el Condado de Kilkenny. Hay cantidad de cosas por explorar entre sus ruinas, incluida una torre, una iglesia con detalles románicos y un claustro con soportales y esculturas únicas.

Tampoco te pierdas la abadía de Bangor en el Condado de Down. Fundada en 558 d. C. por San Comgall y antiguo hogar de casi 3.000 monjes, el campo santo está repleto de interesantes lápidas, incluida la del cirujano asistente abordo del Titanic, el lugareño John Edward Simpson.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Oasis de calma: Las iglesias de Irlanda

¿Quieres encontrar iglesias que hayan pasado desapercibidas? No te pierdas la iglesia de Whitefriar en Dublín, donde en una pequeña caja de madera, sellada con cera, se guardan algunos de los restos de San Valentín. El 14 de febrero de cada año se bendice el relicario (junto a multitud de anillos de matrimonio y de compromiso).

Poco más de tres kilómetros a las afueras de Downpatrick, puedes cerrar el círculo en la iglesia de Saul, la réplica de la primera iglesia de San Patricio en Irlanda. O por qué no visitar el campus de la Universidad de Maynooth para matar dos pájaros de un tiro: una visita a la iglesia de St Patrick's College, diseñada por Pugin, maestro del neogótico, y a la capilla de la facultad, que presume de tener el coro de capilla más grande del mundo.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry