Luces, cámara, Connemara

No es de extrañar que hayan dedicado una ruta cinematográfica a Connemara... tiene algunos de los paisajes más increíbles de la isla.

La concisión del autor y poeta Oscar Wilde le permitió describir Connemara en tan solo dos palabras: "belleza salvaje". No hay más que decir. Pero Connemara es mucho más.

Es una oda al amor perdido en la abadía de Kylemore, es el hogar del dócil poni de Connemara y el sitio donde se encuentra el único fiordo de Irlanda, Killary. Y de vez en cuando, también es el decorado de alguna película.

The Quiet Man Bridge, County Galway
The Quiet Man Bridge, County Galway

Las carreteras serpenteantes y retorcidas de Connemara hacen que sea difícil viajar por esta región con prisa. Y eso no es malo, porque si vas con prisa te puedes perder un punto esencial de la historia del cine.

El puente del hombre tranquilo, en el Connemara profundo, se arquea sobre un tramo torrentoso del río Owenriff y sirvió de escenario para la que sería quizás una de las escenas más dramáticas de la película que le da nombre, El hombre tranquilo.

El boxeador, el gran Sean Thornton (John Wayne, para que nos entendamos) regresa de América para reclamar legítimamente la granja de su familia (y encontrar esposa, aunque eso resulta ser más complicado) y es aquí, desde el puente, desde donde divisa la granja por primera vez. Cabaña modesta con techo de paja, sopla el viento, ojos se nublan - fin de escena y CORTEN.

¿Crees que este artículo le puede gustar a un amigo? Haz clic en para guardar y compartir

Sólo el principio

Pero cuando el equipo de rodaje de El hombre tranquilo se marchó de Connemara, no fue la última vez que aparecía la región en la gran pantalla. La lista de películas rodadas aquí nos da una idea de lo atractivo que les resulta Connemara a los hombres y mujeres detrás de las cámaras: Marley y yo, Tristan e Isolda (protagonizada por James Franco), Hombres de Aran, El prado, Escapada al sur (protagonizada por Gabriel Byrne), Te odio, mi amor y, más recientemente, El irlandés, película nominada al Oscar, trajeron todos equipos de rodaje al lado más salvaje de Galway. De hecho, hay tantos cineastas que han pasado por aquí, que ahora puedes recorrer la región a través de la ruta cinematográfica de Connemara.

Acostumbrado a mirar a través del objetivo, el fotógrafo Aoife Herriot tiene una teoría de porqué las cámaras se sienten tan atraídas por este lugar aislado: "Connemara es única. Los contrastes dramáticos del mar, el cielo, las montañas y la ciénaga se prestan sin ningún esfuerzo a la expresión artística. No es difícil darse cuenta de por qué este lugar salvaje, de luz y atmósfera efímeras, inspira tanto a fotógrafos y directores de fotografía."

Grandes elogios con los que coincide otro compañero fotógrafo, Sean Tomkins, que considera que "la luz y los cielos eternamente cambiantes" forman parte de las credenciales cinematográficas de Connemara.

Belleza salvaje; oro hollywoodiense.

Ideas para tus vacaciones, noticias, ofertas… regístrate para recibir nuestra revista digital y te mantendremos en contacto con Irlanda.

No hay resultados que se ajusten a tus criterios de búsqueda

¿Necesitas un vuelo o un ferry?

Por mar o por aire, encuentra aquí la mejor ruta

Encontrar vuelos
Encontrar ferry