Ciudad de Limerick

The Hunt Museum, Limerick City
The Hunt Museum, Limerick City

En el polo opuesto de las memorias transmitidas en Las cenizas de Ángela, Limerick es una ciudad bulliciosa con una hermosa arquitectura georgiana, grandiosos museos y lugareños obsesionados con el rugby.

Musicalizada por Daniel O'Donnell en su balada Limerick, You're a Lady, las aguas del río Shannon te envolverán de belleza vayas donde vayas en estos lares. ¿Pero por donde empezar?

Hay pocos sitios mejores para empezar que el mercado maravillosamente restaurado en Cornmarket Row: el Milk Market. Es como un microcosmos de la ciudad: lleno de color, divertido, enérgico, con restaurantes temporales que se abren para eventos especiales, alimentos de producción artesana, antigüedades, música y arte.

La dama Limerick

"Hay que reconocer que esto es Limerick en su mejor momento", escribe Jack en TripAdvisor, "bulle de actividad, diversión y la esencia de la buena vida. Mires donde mires, hay productores y cultivadores artesanos, todos mezclados con los simpáticos vendedores ambulantes".

Fundada por vikingos en el siglo IX, en el Limerick actual brilla más bien el estilo georgiano, especialmente alrededor de la zona de Newtown Perry. Pero esta es una ciudad que florece gracias a su propia individualidad. Pasea por el pasaje de Fox's Bow para ver una colección curiosamente estrafalaria de tiendas de artesanía, cuero y joyas, donde puedes encontrar cualquier cosa desde plata celta hasta un shillelagh (un bastón tradicional) de endrino.

Souvenirs mucho mejores que ese llavero de leprechaun al que le habías echado el ojo. Te lo prometemos.

Detrás de los muros del castillo

En King's Island, el corazón medieval de la ciudad, entra en el castillo del Rey Juan, de 800 años de antigüedad. Aquí tuvo lugar el dramático asedio de Limerick en 1690. El Castillo del Rey Juan sigue siendo uno de los castillos medievales mejor conservados de Irlanda y puede presumir de sus increíbles vistas sobre el río Shannon.

Ciudad de cultura 2014

Designada para 2014 como la primera Ciudad de la Cultura en Irlanda, la rica vida cultural de Limerick se puede encontrar en sus museos (famosos en el mundo entero) como el Museo Hunt, además de la Galería de Arte de la Ciudad de Limerick, que acoge el histórico Carnegie Building.

Deportividad ante todo

Si la cultura es la sangre vital de la ciudad, el deporte es su mismísimo latido. Entabla una conversación en el pub con algún seguidor de rugby que te parezca un poco parlanchín, y te contará la historia de las memorables victorias del Munster. Una victoria en particular, contra los All Blacks de Nueva Zelanda, se ha hecho hueco en el folclore deportivo nacional.

En 2011, Limerick se coronó como la Ciudad Europea del Deporte, un merecido premio para un lugar que promueve la excelencia en el deporte.

Pero para aquellos que prefieran escuchar música en los pubs en vez de hablar de deporte, el sitio perfecto es Dolan's en Dock Road, que tiene música en directo casi todas las noches, además de cómicos de primera.

Paz, tranquilidad y un poco de lujo también están en el menú. Entra en el hotel No. 1 Pery Square y verás lo que queremos decir. No lo parece, pero dentro de los muros de esta casa georgiana de 200 años hay habitaciones de época para huéspedes, una vinoteca, balneario, un elegante restaurante y un salón en el que se sirve el té de la tarde alrededor de las llamas de una chimenea llena de turba.

No esperábamos menos de una dama como Limerick, ¿verdad?