Las casas históricas de Irlanda

Las casas solariegas de Irlanda son como capítulos de una historia esculpida en piedra, cargados de cultura, personajes, conflictos y, claro está, algún que otro caballero oscuro. Hemos seleccionado seis para hacerte una idea…

Hacia mediados del siglo XIX, había miles de mansiones rurales y castillos esparcidos por Irlanda. Un siglo después, el paisaje había cambiado: llegaron tiempos de economía cambiante, el ascenso del movimiento independentista (que buscaba crear un parlamento en Dublín), el declive de la clase de los terratenientes y sencillamente, el paso del tiempo.

Aunque solo una pequeña porción de estas casas permanecen hoy en pie, su grandeza arquitectónica, sus muebles antiguos y su decoración, sus refinados jardines y sus enormes extensiones siguen teniendo un papel fundamental en la historia cultural de Irlanda. Muchas están abiertas al público, por completo o en parte, y puede que te sorprenda la gran variedad de actividades que se ofrecen: desde tours formales hasta paseos por los senderos de la finca, e incluso festivales de música.

Mount Stewart House, Condado de Down

Como muchas de las casas históricas de Irlanda, Mount Stewart House, en Newtownards, es mucho más que una simple joya arquitectónica del siglo XVIII. El clima templado de esta finca del National Trust sirvió de marco perfecto para unos experimentos espectaculares en el arte de diseñar jardines, dejándonos hoy en día con un excepcional oasis ajardinado que abarca desde el paisajismo italiano hasta lagos artificiales cubiertos de lirios.

Russborough House, Condado de Wicklow

Erigida en la década de 1740, esta magnífica mansión palladiana se conoce sobre todo por haber sido el hogar de Lord y Lady Beit, que la compraron en 1952 para albergar su colección de arte. La casa y sus jardines están abiertos al público, pero tan cautivantes como la casa son las historias que rodean al propio matrimonio Beit. Fred Astaire, Coco Chanel y Mick Jagger son algunos de los invitados que visitaron en otra época a la elegante pareja; sus cuadros, de valor incalculable, fueron robados hasta en cuatro ocasiones... y por fortuna, siempre se recuperaron.

Muckross House, Condado de Kerry

En el caso de Muckross House, el gran atractivo son sus jardines. La reina Victoria se hospedó en esta mansión del siglo XIX durante su famosa visita a Kerry en 1861. El patio hundido, el jardín de rocas y el jardín del riachuelo marcan un fuerte contraste con la belleza salvaje de su telón de fondo, el Parque Nacional de Killarney.

Florence Court, Condado de Fermanagh

Florence Court, del siglo XVIII, es la antigua casa de los condes de Enniskillen. Descansando apaciblemente ante un paisaje de montañas, la arquitectura e interiores clásicos se complementan perfectamente con sus maravillosos paseos, las zonas de recreo y algunos detalles sorprendentes que regala el jardín, como el árbol madre de todos los tejos irlandeses.

Loftus Hall, Condado de Wexford

Un edificio histórico no tiene por qué ser un modelo de perfección y refinamiento. Loftus Hall es un cascarón inhóspito al borde de la península de Hook en Wexford. Un desconocido de aspecto sombrío llamó aquí a la puerta en una noche tormentosa de 1765; el hombre resultó tener, como se descubrió durante una partida nocturna de cartas, una pezuña hendida. De pronto, atravesó el techo envuelto en una bola de fuego y, según dicen, dejó un agujero que nunca se ha podido reparar.

Loftus Hall ha pasado por una sucesión de propietarios. El último ofrece tours, alquiler de bicis y organización de eventos extravagantes desde la reapertura de la finca el trece de julio de 2012.

Borris House, Condado de Carlow

En su estado actual, Borris House fue construida en 1731 y es más conocida como la casa ancestral de los Grandes Reyes de Leinster. Otro residente fue el formidable Arthur Kavanagh. Nacido en 1831, Kavanagh se hizo famoso como parlamentario, autor de éxito, correo para la Compañía Británica de las Indias Orientales, marinero (viajó hasta el Golfo Pérsico) y gran mujeriego.

¿Te apetece descubrir cómo se vive en una de estas grandiosas casas solariegas?