El tiempo de Irlanda

Ni demasiado caliente ni demasiado frío – el clima en Irlanda te parecerá ideal

En Irlanda, todo el mundo habla del tiempo. Da igual que sea discutir sobre la dirección de la lluvia en la entrada de un supermercado o rumiar los 24 grados que hay en marzo desde la barra del pub.

El tiempo en Irlanda puede ser impredecible, así que nos gusta hablar de él. Mucho.

El clima de Irlanda está influido sobre todo por el Océano Atlántico. Como consecuencia, no tiene las temperaturas extremas de otros países en latitudes similares. La temperatura media son unos suaves 10º C.

Una gran corriente oceánica cálida conocida como la corriente del Atlántico Norte mantiene temperaturas suaves también en el mar. Montes y montañas, principalmente alrededor de la costa, protegen al resto de la isla de los vientos fuertes que entran desde el océano.

Así que, aunque el tiempo puede ser cambiante, rara vez es extremo.

Las estaciones: primavera y verano

En primavera (febrero a abril), la media de temperaturas máximas está entre los 8º C y 12º C, siendo abril un mes que se considera especialmente agradable. En verano (mayo a julio), la media de las temperaturas máximas está entre 18º C y 20º C.

En los meses más cálidos, julio y agosto, hay más o menos 18 horas de luz solar y no hay oscuridad hasta después de las 11 de la noche. De ahí la frase tan utilizada en Irlanda: "sure there's a grand stretch in the evenings" (hay un buen trecho hasta la noche).

Las estaciones: otoño e invierno

En otoño (agosto a octubre) la media de temperaturas máximas está entre 18º C y 14º C. Septiembre se considera un mes de clima suave y templado.

La temperatura atmosférica en invierno, en el interior de la isla, suele alcanzar los 8º C, siendo enero y febrero los meses más fríos. La temperatura baja de los cero grados de forma intermitente, y si no hay una inusual ola de frío, no suele nevar.

Cuándo visitar Irlanda

No existe el momento perfecto para visitar Irlanda. Los meses de verano se consideran de temporada alta para visitantes. Vienen atraídos por las largas tardes soleadas, los parques en plena floración y para comer al aire libre en las terrazas de cafés. Claro que además, en verano hay un festival en cada esquina.

Otoño y primavera se consideran la temporada media para viajeros que nos visitan. Te verás pegando patadas a hojas cobrizas en otoño, mientras que en primavera verás como la naturaleza se pone en marcha y aparecen las flores. En cuanto al invierno, un paseo por un parque natural en un día de invierno fresco y despejado puede regalarte uno de los momentos más impresionantes de la naturaleza.

Un vestuario preparado para cambios de tiempo

¿Te preguntas qué deberías traer? Tendrás que aprender a adaptarte. Lo mejor es optar por capas que puedas ponerte o quitarte a medida que cambie la temperatura. Trae un suéter, incluso en verano, ropa impermeable para cualquier actividad al aire libre; gafas de sol; calzado cómodo para caminar y un paraguas.

No te engañes pensando que en los meses de verano no necesitarás crema solar: cuando brilla el sol en Irlanda lo hace con fuerza, así que ponte un factor elevado de protección y trae una gorra para el sol. Puedes ver previsiones a corto plazo en Met Éireann.

Vale, es verdad que en Irlanda llueve, pero es bastante raro que se prolongue mucho tiempo cada chaparrón. Así que puedes llevar una ropa apropiada o bien resguardarte del chaparrón recalando en algún pub cálido y acogedor. Dejamos que te imagines cual de las dos es nuestra estrategia favorita.